El lder del PSOE en Huelva, Ignacio Caraballo, 'incendia' el partido con su maniobra para atar su sucesin - XXX 69 GRATIS

El lder del PSOE en Huelva, Ignacio Caraballo, ‘incendia’ el partido con su maniobra para atar su sucesin


El secretario general de los socialistas onubenses ha apartado a los crticos de la primera lnea para colocar a sus afines al frente de la Diputacin ante su previsible enjuiciamiento por soborno

El presidente de la Diputaci

El presidente de la Diputacin y lder del PSOE de Huelva, Ignacio Caraballo.
EUROPA PRESS

El Partido Socialista de Huelva est, literalmente, roto. Los movimientos del secretario general y presidente de la Diputacin, Ignacio Caraballo, y su cuado, el ex portavoz del PSOE-A en el Parlamento, Mario Jimnez, para asegurarse el control de la formacin han terminado por romperla. Sobre todo despus de que Caraballo destituyese de forma fulminante a dos de sus vicepresidentes en la Diputacin y relegase a los crticos que forman parte de su propia ejecutiva en el partido y que no comparten sus ltimos pasos ni, en general, la estrategia del secretario general y del ex portavoz parlamentario desde que ste se refugi en Huelva al ser relevado por Susana Daz.

La remodelacin del equipo de gobierno que preside Caraballo en la Diputacin -que ha comunicado personalmente a los afectados- se traducira en la defenestracin de dos de sus vicepresidentes, Jos Fernndez y Ezequiel Ruiz, para abrir paso a sus ms fieles, colocando en primera lnea a Mara Eugenia Limn. As, la alcaldesa de San Bartolom quedara en puesto de salida para sustituir al propio Caraballo en vsperas de su ms que probable enjuiciamiento por el caso Aljaraque, en el que est imputado por el supuesto intento de comprar votos para que saliera adelante una mocin de censura en ese ayuntamiento.

En la Diputacin, el clima de enfrentamiento es palpable y los puentes entre los crticos, con Fernndez a la cabeza, y Caraballo y sus fieles estn absolutamente rotos.

Pero el cisma no slo es visible en el gobierno de la Diputacin. Tambin en la ejecutiva provincial del PSOE onubense se deja sentir la divisin, hasta el punto de que Caraballo, segn las fuentes socialistas consultadas, se ha atrincherado con sus ms cercanos y miembros destacados de la direccin, como Jos Fernndez -secretario de Organizacin y terico nmero cuatro- o Ezequiel Ruiz, secretario de Poltica Municipal, estn completamente apartados del da a da en la toma de decisiones.

El incendio va an ms all y se extiende ya por la provincia, con los alcaldes como protagonistas. Segn ha podido saber EL MUNDO de Andaluca, el descontento est prendiendo entre los regidores y algunos de ellos han llegado a plantar al lder socialista y a estampar su firma en una carta en la que le exigen que d marcha atrs en la purga anunciada en la Diputacin.

La rebelin de los alcaldes ha comenzado en una comarca que tradicionalmente ha sido un autntico feudo del PSOE, la Cuenca Minera. Una decena de alcaldes (los de Minas de Riotinto, Nerva, Campofro, El Campillo, Berrocal o Zalamea, entre ellos) ha secundado la iniciativa y se han posicionado abiertamente en contra de Caraballo. Incluso, han llegado a negarse a acudir a una reunin a la que haban sido citados por el presidente de la Diputacin. Y esa rebelin municipal amenaza con expandirse y ha llegado ya a la Sierra, otro bastin socialista.

En las ltimas semanas, el descontento y el malestar interno han ido creciendo al mismo ritmo que Caraballo -siempre de la mano de Mario Jimnez, insisten las fuentes- ha acelerado los cambios para controlar un proceso de renovacin que vendr impuesto por el proceso judicial en el que est inmerso por el caso del soborno de Aljaraque y que se prev inminente.

De hecho, la investigacin que dirige el Juzgado de Instruccin 1 de Huelva est prcticamente concluida despus de que esta misma semana se haya llevado a cabo una prueba pericial con las grabaciones que dieron origen al caso y que implican directamente a Caraballo en la presunto compra de votos para la mocin de censura que dio la Alcalda de Aljaraque al PSOE.

Una vez que se ponga fin formalmente a la instruccin y se dicte el auto de apertura de juicio oral se le habrn acabado a Caraballo los argumentos para continuar en el cargo. Se activarn entonces los mecanismos internos del partido que obligan a sus cargos a dimitir de sus responsabilidades, un desenlace que el secretario general de los socialistas onubenses han ido posponiendo con recursos judiciales pero que, en esta ocasin s, est al caer.

se es el motivo por el que, relatan las fuentes del PSOE consultadas, Caraballo ha precipitado la remodelacin de su equipo en la Diputacin, una maniobra que, apuntaron estas fuentes, slo tienen el propsito de asegurarse el control incluso cuando haya tenido que abandonar el despacho de presidente del organismo.

La ejecutiva regional, a la espera de la juez

Los movimientos de Caraballo y de Jimnez, adems de para retener el poder territorial tambin estaran motivados por el nimo de revancha de Mario Jimnez frente a Susana Daz, para lo que incluso se han acercado a los sanchistas, aunque parece que no con demasiado xito.

En la calle San Vicente de Sevilla, sede del PSOE andaluz, conocen desde hace tiempo los movimientos de Jimnez y Caraballo y, aunque oficialmente la versin es que apoyan al secretario provincial, lo cierto es que Daz y su equipo tienen preparada su sucesin y slo esperan que la Justicia marque los tiempos y les haga el trabajo. Slo es cuestin de tiempo, sealaron fuentes del PSOE-A.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *