Mscaras fuera: a por los jueces - XXX 69 GRATIS

Mscaras fuera: a por los jueces


Snchez busca consumar el asalto al Poder Judicial a sabiendas de la inconstitucionalidad de su ley

EFE

Las democracias mueren cuando se socava alguno de sus pilares, del sufragio universal a la libertad de prensa o la separacin de poderes. Hoy en Europa las democracias no se debilitan tanto por una amenaza exterior como por deslizamientos iliberales trazados y ejecutados desde el poder. As ocurri durante el procs, cuando la Generalitat decidi utilizar los instrumentos del Estado contra la mitad de Catalua y contra el resto de Espaa; y esa misma senda autocrtica y sectaria quiere trans

itar el Gobierno de Snchez.
La ley para reformar el sistema de eleccin del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no es una solucin imaginativa a la negativa del PP a seguir chalaneando los nombramientos de jueces -negativa que le honra tras aos de compadreo-, sino el paso decisivo para

liquidar la independencia judicial y someterla al dictado de la afinidad ideolgica gubernamental

, tal como han ensayado Polonia y Hungra en Europa y los regmenes peronistas o bolivarianos en Amrica Latina. Si a la Unin Europea ya le preocupaba la gestin sanitaria y econmica de la pandemia en Espaa, a esa inquietud deber sumar la deriva iliberal y el conflicto institucional alentado por la coalicin radical de Moncloa.
Cuando a Snchez se le disgusta, nunca reacciona sentndose a negociar sino redoblando la imposicin.

Esto no es un atajo para esquivar el bloqueo del PP

, como difunde la propaganda del Gobierno. A Snchez ni se le ha ocurrido acordarse de s mismo cuando en la oposicin clamaba contra la politizacin de la Justicia y reclamaba un cambio en el proceso de renovacin del CGPJ parecido al que le propone Pablo Casado para sentarse a desbloquear y despolitizar a la vez el Poder Judicial. Lo que hace es optar por

va desptica de los hechos consumados para convertir sus alianzas en ley.

Que sean las fuerzas parlamentarias de PSOE y Podemos las que presenten la infame iniciativa mediante proposicin de ley no solo imprime ms velocidad a la tramitacin legislativa -podra estar aprobada en dos meses-, sino que sortea la obligatoriedad de contar con los preceptivos informes de los rganos consultivos: Consejo General del Poder Judicial, Consejo Fiscal y Consejo de Estado

. Los orillan porque saben que su dictamen sera de inconstitucionalidad

. La pretensin de usar la mayora Frankenstein para quitar y poner a los jueces que han de juzgar a los aforados -con la imputacin de Iglesias planeando sobre la escena- viola el artculo 122 de la Constitucin, que exige mayora reforzada de tres quintos, como tambin la sentencia del Tribunal Constitucional de 1986, que aval la reforma de 1985. El PP ha anunciado recurso y es seguro que el TC tumbara la reforma, como tambin ser censurada por el Consejo de Europa, pero

Snchez piensa en el corto plazo

: para cuando lleguen estos varapalos, l cuenta con haber colocado a jueces afines y purgado a los molestos segn el criterio de una mayora parlamentaria radical a la que solo cose el odio a la Constitucin, a la unidad de Espaa y a la oposicin. Y que detesta la imparcialidad de las instituciones de todos.
El sanchismo se ha quitado la ltima mscara.

Van a por los jueces

y no se van a molestar ni en disimularlo.

Para seguir leyendo gratis



Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *