“El diagnóstico es parálisis facial” - XXX 69 GRATIS

“El diagnóstico es parálisis facial” –


Conductor querido y respetado, Héctor Larrea pasa por un difícil momento de salud. En las últimas horas tuvo que ser atendido de urgencia a consecuencia de una parálisis en su rostro. En diálogo con Paparazzi, la incomparable voz de la radiofonía argentina contó qué sucedió a partir de que ingresó al IADT con un incómodo malestar.

Después de ser atendido por los especialistas, el periodista de 81 años conoció su diagnóstico y pasos a seguir con el fin de lograr una pronta mejoría. Los especialistas le contaron que tiene una parálisis en la cara y le enumeraron los recomendaciones, en cuanto al tratamiento. Fue medicado y tendrá que llevar adelante una seguidilla de sesiones de kinesiología, con el fin de apostar a resultados positivos.

“No me siento bien. Parálisis facial es el diagnóstico que me dieron, me medicaron”, nos contó el querido Héctor.

En reposo, ya en la intimidad de su casa, el emblemático integrante del mundo del espectáculo atendió el teléfono a los pocos llamados, con la amabilidad que siempre lo caracterizó. Con su clásico tono de voz, el también locutor arrancó la conversación pidiendo no hablar demasiado porque no se siente bien. Si bien, conocedor del mundo de las noticias, no dejó de responder a las consultas sobre un tema tan importante como es su bienestar físico.

“Te pido que no me hagas hablar mucho, por favor. Tengo un problema en la cara”, arrancó Larrea, apostando a abreviar su conversación, por entendibles razones. “No me siento bien. Parálisis facial es el diagnóstico que me dieron, me medicaron”, agregó.

“Tengo que hacer un tratamiento de kinesiología. Pero no sé si me va a dar resultado”, compartió Larrea.

En cuanto a lo que sigue de aquí en más, para los días de la semana que continúan, adelantó. “Tengo que hacer un tratamiento de kinesiología. Pero no sé si me va a dar resultado”, expresó, con cierta preocupación. “A tus órdenes, discúlpame que no pueda hablar mucho”, se excusó, como buen caballero, a pesar de sus intensas e incesantes molestias.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *